Logo CEHS
Buscar
 
Logo Humanizar
Estás en:  Portal de Humanizar
|
Redes Sociales
Twitter Facebook YouTube
|
Compartir en
|

Blog

"El violín de Paganini"

El violín de Paganini

El mejor violinista de todos los tiempos fue un personaje legendario en el arte de la perseverancia.

Nicolo Paganini, nacido en Génova el 27 de octubre de 1872, fue un niño prodigio que a los 6 años ejecutaba composiciones en el violín y a los 9 años debutó ante el público.

Sus célebres giras recorrieron toda Italia, Viena, París y Londres.

Su obra incluye veinticuatro Caprichos para violín solo (con nuevas técnicas interpretativas del instrumento), seis conciertos y varias sonatas.

Sobre Paganini se crearon innumerables leyendas que él mismo se negaba a desmentir, en parte porque le divertían y en parte porque le permitía llenar los teatros donde actuaba.

La anécdota apócrifa más extendida encierra una interesante moraleja.

Cuentan que en una ocasión actuaba ante auditorio repleto de admiradores.

Su intervención fue soberbia y las notas emergían del violín con una belleza incomparable.

De pronto, una de las cuerdas del violín de Paganini se rompió.

El director se detuvo; la orquesta paró; el público esperó.

Pero Paganini continuó extrayendo milagrosos sonidos de violín Guarnerius.

El director y la orquesta, admirados volvieron a tocar.

Todos pensaron que era un artista sobrenatural.

Al poco, otro sonido extraño interrumpió el ensueño de la platea.

Otra cuerda rota en el violín de Paganini.

El director paró de nuevo.

La orquesta también.

Paganini siguió, como si nada hubiera ocurrido, arrancando sonidos imposibles.

El director y la orquesta absolutamente impresionados retomaron la partitura.

Aún faltaba lo mejor.

Una tercera cuerda del violín de Paganini se desgarró.

El teatro entero dejó de respirar.

Pero Paganini prosiguió. Como un acróbata musical, arrebatando mágicamente todas las notas de la única cuerda remanente de aquel desbaratado violín.

Lo cierto históricamente era que el virtuosismo de Paganini embelesaba a todos.

Podía interpretar obras de gran dificultad únicamente con solo una de las cuatro cuerdas de violín (la de sol, retirando previamente las otras tres, de modo que no interfirieran durante la actuación), y continuar tocando a dos o tres voces, de suerte que parecían ser varios los violines que sonaban.

Tanto asombraba al público de la época su técnica, que se llegó a rumorear que existía algún pacto diabólico en su famoso instrumento de cuerda, hoy recogido en el Museo de Génova.

A Paganini le molestaba que siempre que lo invitaban a comer le advertían que no olvidase su violín, para amenizar la sobremesa.

Hasta que decidió contestar: “Mi violín no come más fuera de casa”.

Paganini con aquel Guarnerius podía reproducir la voz humana y vocalizar el nombre de las personas.

De ahí que dijesen que su violín encerraba el alma de mujeres de hermosa voz.

Ni en su lecho de muerte se separó de aquel instrumento, creado por el famoso Giuseppe Bartolomeo de la luthería Guarneri.

Además de sus gestas y de su música, el genial violinista nos legó una lección de profesionalidad, que persevera hasta el final, como en la fábula del concierto con una sola cuerda.

La vida nos va retirando recursos gradualmente a todos: algunos abandonan pronto, pero otros despiertan el Paganini que todos llevamos dentro y siguen adelante sin rendirse nunca.

Victoria es el arte de continuar, cuando otros resuelven desistir.

La gloria de Paganini proviene de ser el paradigma de quien persiste ante lo que parece imposible.

José Carlos Bermejo,
director del Centro de Humanización de la Salud en "Inteligencia Emocional

¿Quieres especializarte en intervención en duelo? 

El Centro de Humanización de la Salud te ofrece el único Máster en Intervención en Duelo en España.

¿Quieres conocer nuestra formación en duelo?

Además del Máster, el Centro de Humanización de la Salud también te ofrece otras ofertas de formación en duelo tanto en modalidad presencial como a distancia. Puedes conocerla aquí.

También puedes conocer nuestras publicaciones sobre duelo.

Categoría: Comprendiendo el duelo
Fecha: 19/09/2014a las00:00
0 comentarios
Etiquetas: duelo, marisa magaña, suicidio

"El suicidio de un ser querido"

El suicidio de un ser querido

La muerte por suicidio deja tras de sí muchas preguntas: ¿por qué lo hizo? ¿Podíamos haberlo evitado? ... Por más que lo intentas, no consigues entender las razones que le llevaron a quitarse la vida. Procura no atormentarte demasiado buscando el porqué, y con el tiempo algunas respuestas irán saliendo a la luz.

Es frecuente también un sentimiento de vergüenza, que lleva a no querer hablar de las circunstancias de la muerte. Algunas personas necesitan mucho tiempo solamente para pronunciar la palabra suicidio. Seguramente te invade también un sentimiento de culpabilidad. Te puedes sentir mal por algo que dijiste o hiciste. La sensación de culpa es algo perfectamente normal después de una muerte de estas características. Uno se reprocha el no haberse dado cuenta de lo mal que estaba... y suele quedar una fuerte sensación de no haber sabido cuidarle. Piensa que con el tiempo, pasarás simplemente a lamentar algunas cosas del pasado, y que llegará el día, en que sólo quede un sentimiento de impotencia ante la muerte. 

Después del suicidio de un ser querido, puede ser natural sentir mucha rabia y enfado hacia la persona que te abandonó (¡Cómo has podido hacerme esto!), hacia Dios que no hizo nada por impedirlo,  y hacia todos los que han podido contribuir directa o indirectamente en la realización de esta acción desesperada. La rabia es un sentimiento pasajero, y como tal, irá disminuyendo. Mientras tanto, busca formas positivas de canalizar tu cólera, sin autocastigarte y sin herir inútilmente a otras personas.   

Si tu ser querido era una persona depresiva o había realizado varios intentos de suicidio es muy natural que se den a un mismo tiempo sentimientos aparentemente contradictorios: por un lado una gran tristeza por su pérdida, pero también un gran alivio porque todo ha terminado; ya no habrá que preocuparse más porque lo peor, lo más temido ya ha pasado. Convivir durante años con una persona que sufre así es muy doloroso para todos.

Recuerda que no pudiste elegir por él o por ella, y que la decisión del suicidio fue enteramente suya. Acepta también que a pesar de lo que hayas podido decirle, tus palabras no han tenido nada que ver con su decisión. 

A medida que la tormenta de emociones vaya calmándose, surgirá poco a poco la aceptación. Date tiempo para llegar allí, un duelo por suicidio necesita más tiempo para sanar. Se paciente contigo mismo y verás el día que aceptes su elección. 

Si sientes deseos de quitarte la vida, no esperes, y antes de que puedas hacer algo irreversible, acude a un profesional que te ayude a buscar alternativas y a utilizar todos tus recursos personales para salir adelante. 

El sufrimiento puede enseñar a dar un nuevo sentido a la vida, a cambiar tus valores y tus prioridades. Quizás ahora te parezca imposible, pero irás encontrándote mejor, serás capaz de perdonar, y llegara un día en que podrás decir que la vida continua y que te sientes feliz por estar vivo.

 

Asociación francesa de ayuda en el duelo
Deuil après suicide 

 

¿Quieres especializarte en intervención en duelo? 

El Centro de Humanización de la Salud te ofrece el único Máster en Intervención en Duelo en España.

¿Quieres conocer nuestra formación en duelo?

Además del Máster, el Centro de Humanización de la Salud también te ofrece otras ofertas de formación en duelo tanto en modalidad presencial como a distancia. Puedes conocerla aquí.

También puedes conocer nuestras publicaciones sobre duelo.

Categoría: Comprendiendo el duelo
Fecha: 18/09/2014a las00:00
0 comentarios
Etiquetas: duelo, marisa magaña, suicidio
Marisa Magaña, Coordinadora del Máster en Duelo y Directora del Centro de Escucha

El estigma social  del suicidio.

Toda muerte que ponga en tela de juicio valores establecidos socialmente suele provocar sentimientos de desconcierto y ambivalencia que pueden empujar a la intolerancia.

Es oportuno trabajar con los dolientes la habilitación de estrategias de afrontamiento ante los juicios de valor que puedan recaer sobre ellos. Como ocurre en tantas ocasiones, la intolerancia a este tipo de fallecimientos suele estar relacionado con carencias personales e ideas erróneas cimentadas desde la infancia. 

Trabajar la falacia del control. 

No es posible ayudar a quien no quiere ser ayudado, si cualquiera de nosotros nos pusiéramos como objetivo que los  miembros de nuestra familia no se enterases de algo concreto que deseamos hacer, ¿lo conseguiríamos? Seguramente la respuesta es afirmativa. En muchas ocasiones el objetivo de la persona que piensa en el suicidio es justo ese, que no se entere nadie de su familia, se blindan emocionalmente, y salvo que se esté con sospechas y  se analice cada gesto, es tremendamente difícil poderlo descubrir.

Marisa Magaña,
Coordinadora del Máster en Duelo y Directora del Centro de Escucha

 

¿Quieres especializarte en intervención en duelo? 

El Centro de Humanización de la Salud te ofrece el único Máster en Intervención en Duelo en España.

¿Quieres conocer nuestra formación en duelo?

Además del Máster, el Centro de Humanización de la Salud también te ofrece otras ofertas de formación en duelo tanto en modalidad presencial como a distancia. Puedes conocerla aquí.

También puedes conocer nuestras publicaciones sobre duelo.

Categoría: Comprendiendo el duelo
Fecha: 17/09/2014a las00:00
0 comentarios
Etiquetas: duelo, marisa magaña, suicidio

La importancia de diferenciar el sentimiento por la ausencia del sentimiento por la forma de morir

Marisa Magaña, Coordinadora del Máster en Duelo y Directora del Centro de Escucha

Aunque con menos frecuencia, hay personas que también se suicidan sin causa aparente y sin atisbo de enfermedad, al menos manifestada. El sentimiento de confusión, de incomprensión de lo sucedido que experimentan en estos casos los supervivientes, es “demoledor”, el ¡¿por qué?! se impone ante cualquier otro pensamiento convirtiéndose en una especie de jeroglífico que hay que descifrar por encima de todo.

Como en alguna ocasión se ha comentado, hay vivencias que dejan en las personas heridas con las que se ha de convivir. Esta suele ser una de esas vivencias. La incertidumbre será compañera de vida. Tolerar este pensamiento, dolerse por él sin intentar descifrarlo con la intención de encontrar la exculpación, mediará el grado de bienestar emocional que pueda llegar a  alcanzarse.

Reflexionar sobre aspectos como el respeto a la libertad del otro, a su decisión de  dejar fuera de sus circunstancias vitales a  padres, hermanos o parejas, por duro que sea, irá ayudando al doliente a reconciliarse con sus límites.

Por lo general, cuando una persona adulta, sin apariencia de enfermedad ni discapacidad intelectual decide quitarse la vida y decide que sus seres queridos queden al margen de  esta decisión, son muy limitadas las posibilidades que estos tienen de poder darse cuenta de las intenciones de suicidio.

Es cierto que, en ocasiones, la persona con deseo suicida, da pistas sobre sus intenciones, en la mayoría de los casos suelen ser tan sutiles, que sin sospecha de que exista este riesgo es muy complicado llegar a interpretarlas como señales que preludian muerte: muestras de cariño más explícitas de lo habitual, entrega de algún bien preciado a un ser querido, expresión camuflada de agradecimiento o perdón, etc.

Ante esta dificultad, no suele quedar mucha más alternativa que trabajar la asimilación de las limitaciones que el respeto al otro nos ponen a la hora de controlarle.

La percepción de suicidio como liberación de un sufrimiento, suele ayudar al superviviente a vivir este acto de manera menos “desgarradora”.

Marisa Magaña,
Coordinadora del Máster en Duelo y Directora del Centro de Escucha

 

¿Quieres especializarte en intervención en duelo? 

El Centro de Humanización de la Salud te ofrece el único Máster en Intervención en Duelo en España.

¿Quieres conocer nuestra formación en duelo?

Además del Máster, el Centro de Humanización de la Salud también te ofrece otras ofertas de formación en duelo tanto en modalidad presencial como a distancia. Puedes conocerla aquí.

También puedes conocer nuestras publicaciones sobre duelo.

Categoría: Comprendiendo el duelo
Fecha: 16/09/2014a las00:00
0 comentarios
Etiquetas: duelo, marisa magaña, suicidio

La importancia de diferenciar la parte sana de la enferma.

Marisa Magaña, Coordinadora del Máster en Duelo y Directora del Centro de Escucha

Un porcentaje elevado de personas desembocan en el suicidio arrastrados por enfermedades y trastornos mentales: trastornos esquizofrénicos, especialmente de tipo paranoide, trastorno límite de la personalidad, trastorno depresivo, a veces no conocido por los propios familiares, trastornos de la alimentación, anorexias nerviosas, etc.

Dichos trastornos, en muchos casos, empujan a la persona enferma a realizar una serie de comportamientos y mantener determinadas actitudes difíciles de comprender por sus seres queridos, salvo que exista una gran sensibilización y conocimiento de la enfermedad, en cuyo caso dichos comportamientos y actitudes serán entendidos a través del prisma de la enfermedad.

Aun así es difícil que el suicidio no despierte en los seres queridos, confusión y rechazo.

En algunos casos, cuando la enfermedad del fallecido no se manifestaba cotidianamente de manera explícita, como pudiera ser un estado depresivo mantenido en el tiempo, el suicidio podría ser juzgado por el sobreviviente como un acto de egoísmo. Una mujer cuyo marido se había suicidado recientemente  víctima de una depresión no tratada, manifestaba entre lágrimas todo su rencor hacia el fallecido diciendo: ?Lo que me ha demostrado haciéndome esto es que toda muestra vida ha sido una mentira y él un hipócrita.? 

Muchos son los supervivientes que culpabilizan a sus seres queridos por no importarles los sentimientos de los que ?dejaban aquí?: ?¡Este chico no pensó que haciendo eso nos destrozaría la vida!?

Todos estos pensamientos tienen como denominador común una forma de enjuiciamiento del comportamiento del fallecido, como si éste estuviera mentalmente sano, con conciencia plena de actos y consecuencia, cuando en casos de enfermedad tanto la capacidad empática como muchas otras funciones  están bastante comprometidas. Tratar de entender lo que hizo el ser querido enfermo desde la lógica de una persona mentalmente sana es como querer comunicarse con dos códigos de comunicación distintos, salvo que se conozcan ambos, difícilmente se llega a la comprensión.

Acompañar a los dolientes en esta cavilación, trabajando la diferenciación del ser querido sano y del enfermo, facilitando la percepción del suicidio como síntoma de dicha enfermedad, podrá ayudar al superviviente a percibir lo sucedido de distinta manera, ajuntando el recuerdo del ser querido a la percepción que realmente se ha tenido durante toda su vida de él y no sesgado por lo acontecido en los últimos momentos.

Expresiones  a menudo utilizadas por los propios dolientes  sobre la disonancia que les generaban determinados comportamientos de los fallecidos: ?Si él no era así, no me lo explico?, pueden ayudarnos a marcar esta diferencia.

Al mismo tiempo que se va trabajando esta diferenciación entre el ser querido sano y el enfermo, es recomendable reflexionar sobre las limitaciones que impone la  propia enfermedad en cuanto a la ayuda que se puede llegar a dar. ¿Cómo ayudar a una persona adulta que rechaza todo tipo de ayuda permanentemente? 

Marisa Magaña,
Coordinadora del Máster en Duelo y Directora del Centro de Escucha

¿Quieres especializarte en intervención en duelo? 

El Centro de Humanización de la Salud te ofrece el único Máster en Intervención en Duelo en España.

¿Quieres conocer nuestra formación en duelo?

Además del Máster, el Centro de Humanización de la Salud también te ofrece otras ofertas de formación en duelo tanto en modalidad presencial como a distancia. Puedes conocerla aquí.

También puedes conocer nuestras publicaciones sobre duelo.

Categoría: Comprendiendo el duelo
Fecha: 15/09/2014a las00:00
0 comentarios
Etiquetas: duelo, marisa magaña, suicidio

Archivo

[-]2014(6)
[-]Septiembre(6)
[-]2013(1)
[-]Marzo(1)
[-]2012(112)
[-]Diciembre(1)
[-]Septiembre(2)
[-]Agosto(6)
[-]Julio(12)
[-]Junio(18)
[-]Mayo(14)
[-]Abril(10)
[-]Marzo(13)
[-]Febrero(21)
[-]Enero(15)
[-]2011(11)
[-]Diciembre(2)
[-]Octubre(3)
[-]Septiembre(1)
[-]Junio(2)
[-]Mayo(2)
[-]Abril(1)
El Centro de Humanización de la Salud de los Religiosos Camilos (www.camilos.es) realiza acciones formativas, investiga y asesora en los ámbitos de la salud, la enfermedad, la intervención social y sociosanitaria, la dependencia y el final de la vida.
Sector Escultores, 39 28760 Tres Cantos (Madrid).
|
Tel: 91 806 06 96
|
|
© Humanizar.es
Logo Orden