Logo CEHS
Buscar
 
Logo Humanizar
Estás en:  Portal de Humanizar > Noticias
|
Redes Sociales
Twitter Facebook YouTube
|
Compartir en
|

Redes sociales

Counselling, Formación, Posgrados, Centro de Humanización de la Salud

"Humanizar no es una moda, sino un desafío"

Entrevista a José Carlos Bermejo. Revista Alma, Obra Social laCaixa

17.10.2017 a las 00:00
Por:  Centro de Humanización de la Salud

Bermejo repasa la utilidad y beneficios del counselling para humanizar.

¿Cuál es la finalidad real del counselling? ¿qué le distingue de otras formas de ayuda tradicionales? ¿De qué trata la humanización de la salud? ¿Qué es humanizar y cuánto queda por hacer? ¿Cuál es el papel de la familia del paciente?

Numerosos e interesantes interrogantes...Respondidos por José Carlos Bermejo, Director del Centro San Camilo y especialista en counselling, en una reciente entrevista concedida a la Revista Alma de la Obra Social laCaixa...

Reproducimos parte del contenido:

-Es ud. un experto en counselling. Aunque la traducción más literal de esta palabra sería "consejo", es obvio que su significado, en los ámbitos de la salud y la intervención social, va más allá. ¿Cuál es la finalidad real del counselling?

Hay situaciones en la vida en las que las personas necesitamos apoyo, luz para abordar las dificultades, las crisis...El counselling es una forma de relación de ayuda que cualifica relaciones profesionales y tiende a promoverse como forma de psicoterapia breve o como forma de acompañar en los cada vez más frecuentes Centros De Escucha existentes también en nuestro país.

-¿Qué distingue al counselling de otras formas de ayuda tradicionales?
Esta forma de ayuda es de inspiración humanista. Se apoya en las csásicas tres actitudes propuestas por Carl Rogers: empatía, consideración positiva y autenticidad del terapeuta. Busca, fundamentalmente, empoderar a la persona ayudada para que pueda explorar sus propias dificultades y hacer un uso efectivo de sus recursos internos. Es una forma de acompañamiento a la autoayuda y a la autoeficacia, al cambio positivo y al desarrollo personal que se va abriendo paso en contextos de vulnerabilidad como la soledad, el duelo o el final de vida.

-¿Es un paso necesario hacia lo que usted defiende como "humanización de la salud"?
Se trata de promover una protección social y sanitaria justa y apoyada en la misma dignidad de todo ser humano. Pero se trata también de establecer relaciones de apoyo personalizadas y cualificadas emocional, ética y espiritualmente. A menudo, nos lamentamos de una falta de atención personalizada que, con frecuencia, se debe a la erosión de las motivaciones más nobles, a las circunstancias en las que se desarrolla nuestro trabajo, a la misma naturaleza de este, que nos pone en contacto con la cara más oscura de la vida. Humanizar es impregnar las relaciones con la cualidad de lo personal, adecuando nuestras necesidades a las del otro para sentirnos personas.

-"Humanizar no es una  moda, sino un desfío", insiste.
Y es cierto. Un desafío en el que la técnica nos puede ayudar a diagnosticar, curar, rehabilitar, pero que no debe ocupar el lugar de la unicidad de cada ser humano. Cuando la tecnología coloniza, despersonaliza. Nos queda mucho por hacer.

-En este sistema "humanizador", ¿qué papel juegan los auténticos protagonistas, los pacientes?
Un papel fundamental en los procesos de salud. Comenzando con la prevención y continuando con la responsabilidad en los procesos diagnósticos y terapéuticos. Gestionar por valores es más que mirar la cuenta de resultados o los indicadores biomédicos. Es impregnar la toma de decisiones de lo más genuinamente humano: lo que no tiene precio. La persona misma es un fin y no un medio. Sin valores, las personas dejamos de serlo, nos animalizamos. Los valores son horizontes de utopía y de atracción de lo bueno, lo bello, lo justo.

-¿Y la familia?
El modelo humanizador de atención mira a la familia como una unidad herida y aliada en los vínculos de atención. Sufre el paciente y sufre la familia. La familia cuida y debe ser cuidada. La familia es terapéutica o enfermiza. En todo caso, la familia, incluso aunque se encuentre ausente, está en el universo del enfermo, y ha de estar también presente en el universo de quien planifica y despliega los cuidados. Sobre todo al final de la vida, cuando la tecnología debe dejar paso a la importancia de vivir un tiempo de calidad en clave de relaciones de afecto.

---

¿QUIERES PROFUNDIZAR EN COUNSELLING? FÓRMATE EN EL CEHS

PUBLICACIONES RELACIONADAS

El Centro de Humanización de la Salud de los Religiosos Camilos (www.camilos.es) realiza acciones formativas, investiga y asesora en los ámbitos de la salud, la enfermedad, la intervención social y sociosanitaria, la dependencia y el final de la vida.
Sector Escultores, 39 28760 Tres Cantos (Madrid).
|
Tel: 91 806 06 96
|
|
© Humanizar.es
Logo Orden