Logo CEHS
Buscar
 
Logo Humanizar
Estás en:  Portal de Humanizar > Noticias
|
Redes sociales
Twitter Facebook YouTube
|
Compartir en
|

Redes sociales

Voluntariado, Centro Asistencial, Religiosos Camilos, Acompañamiento emocional y espiritual al final de la vida, Pastoral de la Salud

Más de 6000 personas enfermas han sido acompañadas en 2018 gracias al Programa Final de Vida y Soledad del Centro San Camilo

Xabier Azkoitia, responsable del Programa, hace balance para HUMANIZAR.

03.12.2018 a las 00:00
Por:  Centro de Humanización de la Salud

Xabier Azkoitia (primero en la imagen, por la derecha), junto a parte de sus compañeros de la Unidad de Cuidados Paliativos San Camilo, donde se pone a diario "el corazón en las manos".

Termina el año, y llega momento de hacer varios balances. Uno de los que más satisfacciones producen es el del Programa Final de Vida y Soledad, desarrollado por el Centro San Camilo para aliviar y acompañar la experiencia de sufrimiento provocada por la soledad en personas en situación de enfermedad avanzada mediante el acompañamiento con personas voluntarias. Xabier Azkoitia, responsable del Programa (y responsable del Área de Voluntariado y del Servicio de Atención Espiritual del Centro), nos lo detalla.

¿Cuáles han sido los objetivos generales operativos de este Programa?
Son cuatro:
1.    Promover el acompañamiento compasivo, continuado y comprometido por parte de personas voluntarias a personas en situación de enfermedad avanzada y que se encuentren en situación de soledad.
2.    Establecer una red de entidades y agentes que detecten a las personas beneficiarias del programa.
3.    Capacitar a las entidades y agentes para la detección, acompañamiento, seguimiento, etc. de las personas beneficiarias del programa.
4.    Capacitar a las personas voluntarias para el desarrollo de la actividad.

¿Y los objetivos específicos de 2018?
1.    Aumentar el número de miembros en la red de manera que se cubran las realidades donde están las potenciales personas beneficiarias. (residencias, hospitales y especialmente domicilios)
2.    Completar un plan de formación en tres niveles ajustado a la realidad de la red, pilotarlo e identificar puntos de mejora.
3.    Promover  redes territoriales.
4.    Identificar nuevas realidades y dar respuesta formativa a dichas realidades.
5.    Fomentar la sensibilización sobre el respeto y el cuidado de los procesos de soledad al final de la vida.
6.    Promoverla investigación y el conocimiento asociado a la realidad del acompañamiento por parte del voluntariado de la realidad del final de la vida.
7.    Acompañar a los miembros de la red en el desarrollo de la tarea. 

¿Qué redes se han generado gracias a él?
El programa ha generado una red de entidades, una podríamos llamarlas cuidadoras (hospitales, residencias, centros de atención primaria, equipos asistenciales) y otras llamadas acompañantes (entidades de voluntariado, parroquias, etc…).


El objetivo es sentar a la misma mesa a unos y otros e implementar un cuidado de calidad que promueva que las personas que tienen una enfermedad progresiva y avanzada, puedan hacer un camino lo más significativo y acompañado posible.
Para conseguir este camino, ¿qué cualidades deben tener los voluntarios?
Deben estar capacitados y acreditados. El Centro de Humanización de la Salud se encarga mediante sus profesionales y los propios voluntarios del programa a formar a los voluntarios.


Para ello es necesario que los voluntarios estén acompañados. Las diferentes entidades acompañantes, así como las cuidadoras, mediante sus coordinadores de voluntariado, acompañan para que el “bien lo puedan hacer bien”.


Es decir, que las entidades tienen también su respectiva responsabilidad “ojeadora”…

Por supuesto. Es vital que las personas encargadas de promover el programa tanto en hospitales, residencias o domicilio, identifiquen a personas o familias que puedan participar beneficiándose del programa.


Los diferentes niveles asistenciales tienen que estar coordinados, poniendo al paciente y su familia en el centro del acompañamiento.


Como consecuencia de esta intervención comunitaria en Red, ¿qué datos hemos obtenido este año?
El número de personas acompañadas mensualmente supera las 500 personas. La media de personas acompañadas mensualmente está en 607 personas.
El número total de personas acompañados en 2018 es superior a 6000 personas, casi 2000 más que el año pasado.


¿Y en cuanto al número de acompañamientos?
Hemos oscilado entre los 1.105 en septiembre hasta los 2.581 acompañamientos en el mes en junio… Poner el Corazón en las manos (lema de San Camilo de Lelis, fundador de los Religiosos Camilos), se traduce en ponerse manos a la obra con corazón. Nos parece que estos datos son reflejo de que el corazón está palpitando en unas manos compasivas.

El Centro de Humanización de la Salud de los Religiosos Camilos (www.camilos.es) realiza acciones formativas, investiga y asesora en los ámbitos de la salud, la enfermedad, la intervención social y sociosanitaria, la dependencia y el final de la vida.
Sector Escultores, 39 28760 Tres Cantos (Madrid).
|
Tel: 91 806 06 96
|
|
© Humanizar.es
Logo Orden