Logo CEHS
Buscar
 
Logo Humanizar
Estás en:  Portal de Humanizar > Noticias
|
Redes Sociales
Twitter Facebook YouTube
|
Compartir en
|

Redes sociales

Duelo, Counselling, Centro de escucha, Voluntariado, Centro de Humanización de la Salud

Re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, due­lo y so­le­dad, las reali­da­des del Cen­tro Es­cu­cha San Ca­mi­lo-Gua­da­lu­pe en Ba­da­joz

En el XIII ciclo del Aula Fe-Cultura

22.11.2017 a las 00:00
Por:  Centro de Humanización de la Salud

Voluntarios del Centro de Escucha (por la izda., Enrique, el 1º, y Luis, el 3º) con los sacerdotes de la parroquia de Ntra. Sra. de Guadalupe.

En es­tos días, en la Dió­ce­sis de Mé­ri­da-Ba­da­joz se ha­bla de hu­ma­ni­za­ción gra­cias al XIII ci­clo del Aula Fe-Cul­tu­ra. De eso sa­ben mu­cho en el Cen­tro Es­cu­cha San Ca­mi­lo-Gua­da­lu­pe, per­te­ne­cien­te a la pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe, en Ba­da­joz.

Hemos en­tre­vis­ta­do a En­ri­que Del­ga­do y Luis Mon­ro­bel, miem­bros del equi­po de coor­di­na­ción del Cen­tro Es­cu­cha San Ca­mi­lo-Gua­da­lu­pe, so­bre cómo desa­rro­llan su la­bor en este Cen­tro.

¿Qué es el Cen­tro de Es­cu­cha? 

En­ri­que: Es un es­pa­cio que se abre a toda la gen­te que sien­ta la ne­ce­si­dad de ser es­cu­cha­da por­que esté pa­san­do una pro­ble­má­ti­ca de­ter­mi­na­da y que se en­cuen­tra con otra per­so­na, un vo­lun­ta­rio, que le va a aco­ger, a aten­der y a es­cu­char, se va a abrir un es­pa­cio de con­fian­za en el que la otra per­so­na pue­da con­tar y ex­pre­sar lo que le está su­ce­dien­do.

En una so­cie­dad in­di­vi­dua­lis­ta, como la nues­tra, ¿exis­ten mu­chas per­so­nas que ne­ce­si­tan ser es­cu­cha­das? 

Luis: Sí, de he­cho mu­chas ve­ces cons­ta­ta­mos que ami­gos, en una char­la in­for­mal, em­pie­zan a con­tar­nos que es­tán pa­san­do por pro­ble­mas o se ven des­bor­da­dos por una si­tua­ción. Pero tam­bién cons­ta­ta­mos que exis­ten mu­chas di­fi­cul­ta­des a que las per­so­nas acu­dan al Cen­tro de una ma­ne­ra más sis­te­má­ti­ca y so­li­ci­tar ayu­da. Vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que es di­fí­cil re­co­no­cer que uno tie­ne una de­bi­li­dad. Las per­so­nas aguan­tan mu­cho y nos en­con­tra­mos con per­so­nas que han ve­ni­do al cen­tro cuan­do ya no po­dían más.

¿Cuá­les son las pro­ble­má­ti­cas más fre­cuen­tes que en­con­tráis en el Cen­tro de Es­cu­cha? 

E: El Cen­tro de Es­cu­cha se ini­cia para aten­der la pér­di­da de un ser que­ri­do. Pero sí es ver­dad que, la pro­ble­má­ti­ca que más des­ta­ca es la de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res (pa­dres, hi­jos, cón­yu­ges…), aun­que tam­bién tra­ta­mos a per­so­nas con cri­sis exis­ten­cia­les, de bús­que­da de sen­ti­do o de so­le­dad.

¿Cuán­to tiem­po está la gen­te que acu­de a este Cen­tro? 

L: Se­gui­mos el es­que­ma del Cen­tro de Hu­ma­ni­za­ción: son unas 15-20 se­sio­nes de 1 hora de du­ra­ción, en la que la per­so­na va ha­blan­do y en esa es­cu­cha se va li­be­ran­do y va des­cu­brien­do al­ter­na­ti­vas y po­si­bi­li­da­des a la si­tua­ción que está vi­vien­do.

Este Cen­tro Es­cu­cha está for­ma­do por vo­lun­ta­rios, ¿ne­ce­si­táis vo­lun­ta­rios? 

E: Es im­por­tan­te y fun­da­men­tal que exis­ta una can­te­ra de vo­lun­ta­rios. Es ne­ce­sa­rio for­mar­se en el tema de la hu­ma­ni­za­ción, de la es­cu­cha, de la aco­gi­da al otro, de sa­ber­nos vul­ne­ra­bles y ne­ce­si­ta­dos unos de otros.

Aun­que aho­ra mis­mo en nues­tro Cen­tro exis­te un gru­po nu­me­ro­so de vo­lun­ta­rios, sí ani­ma­ría a que to­das las per­so­nas nos for­me­mos y sea­mos sen­si­bles a esta reali­dad, por­que to­dos nos po­de­mos en­con­trar con per­so­nas co­no­ci­das que te cuen­tan qué le está pa­san­do y, ante esta si­tua­ción, es un bien para la so­cie­dad el te­ner he­rra­mien­tas y ac­ti­tu­des que pue­da ayu­dar al otro a ex­pre­sar­se.

¿Creéis que a las per­so­nas les pue­de asus­tar dar el paso de acu­dir al Cen­tro Es­cu­cha a so­li­ci­tar ayu­da? 

E: So­mos cons­cien­tes, pero tie­nen que sa­ber que se van a en­con­trar con un es­pa­cio cá­li­do, aco­ge­dor, en el que van a es­tar au­sen­tes de todo tipo de jui­cios, la per­so­na pue­de con­tar lo que le pasa con to­tal con­fian­za, sin sen­tir­se juz­ga­da. Ani­ma­mos a to­das aque­llas per­so­nas que lo es­tán pa­san­do mal y ne­ce­si­tan ayu­da y apo­yo, que se­pan que cuen­tan con no­so­tros, que les va­mos a ayu­dar y lo ha­ce­mos con agra­do, con gus­to e ilu­sión.

L: Hay per­so­nas que no quie­ren con­tar sus pro­ble­mas para no car­gar más a sus se­res que­ri­dos (por ejem­plo, per­so­nas que acom­pa­ñan a en­fer­mos, a an­cia­nos…). Mu­chas ve­ces aguan­ta­mos por­que pa­re­ce que lo nues­tro no es tan im­por­tan­te.
En el Cen­tro de Es­cu­cha no ha­ce­mos te­ra­pia, allí ha­ce­mos una es­cu­cha, por­que par­ti­mos de una idea: si la per­so­na se sien­te aco­gi­da, es­cu­cha­da, no juz­ga­da, al desaho­gar­se va a ser ca­paz de ver so­lu­cio­nes que an­tes no veía.

(Ana Be­lén Ca­ba­lle­ro – Igle­sia en ca­mino – Ar­chi­dió­ce­sis de Mé­ri­da-Ba­da­joz)

Fuente: Agencia SIC

El Centro de Humanización de la Salud de los Religiosos Camilos (www.camilos.es) realiza acciones formativas, investiga y asesora en los ámbitos de la salud, la enfermedad, la intervención social y sociosanitaria, la dependencia y el final de la vida.
Sector Escultores, 39 28760 Tres Cantos (Madrid).
|
Tel: 91 806 06 96
|
|
© Humanizar.es
Logo Orden