“Dar gracias”, oraciones de Bermejo para humanizar la cotidianeidad

Segunda novedad del año del catálogo de publicaciones del Centro San Camilo

 

La editorial Desclée de Brouver publica el último libro del director del Centro San Camilo, José Carlos Bermejo, Dar gracias. Oraciones para humanizar la cotidianeidad. 176 páginas a través de las cuales el autor ha recopilado las plegarias que diariamente ha realizado a lo largo de esta pandemia tras recuperarse de la covid-19.

Un ejercicio de reflexión interior y de agradecimiento a la vida en cada una de manifestaciones, por insignificantes que parezcan pero que son vitales: los saludos, los teléfonos, lo virtual, la familia, la amistad, la alegría, la paz, la luz, el aire, la salud, los recuerdos… En definitiva, oraciones en clave de esperanza para estos tiempos de incertidumbre. 

“Dar gracias es necesario para la salud. Dar gracias es tener el corazón habitado de memoria agradecida. Dar gracias es un deber. Dar gracias hace construir un mundo más humano, humaniza” afirma el autor. Quien diariamente compartió con su propia voz estas oraciones a través de su blog  para quien quisiera escucharlas en menos de dos minutos, lo que invita más a la introspección y a un posible rezo en una comunidad diversa e integradora a través de la “asamblea virtual”.

Según J.C. Bermejo, “Hay personas que no saben qué decir si desean dirigirse al Padre bueno. Quieren cultivar una vida de conexión con Dios y no encuentran el modo sencillo de poner palabras. Es cierto que Dios lee el corazón sin necesidad de que concretemos y verbalicemos. Pero nosotros vivimos más amablemente, más conscientemente la presencia de Dios en nuestras vidas, si ponemos palabras de agradecimiento en nuestros labios”.

Además, cada oración finaliza invocando a San Camilo, gigante de la caridad del siglo XVI y humanizador del mundo sanitario, patrono de los enfermos y hospitales. “Lo hago así, por reconocimiento al Fundador de la Orden de religiosos camilos, a la que pertenezco. Un buen patrimonio a la humanidad y, naturalmente, a la Iglesia” concluye Bermejo en el prólogo.

En estas páginas se invita a dar gracias por una cotidianeidad muy accesible para todos.  Conectarán fácilmente, pues, con todas las personas de buen corazón y buscadoras de un modo de cultivar una espiritualidad del agradecimiento. Pero conectarán fácilmente también con quien desea mirar el sufrimiento sin actitud dolorista, con quien quiere ver la salud en sentido integral y conectar estos mundos que a veces parecen distantes: el de la sanidad y el de la fe, el científico y el creyente

Un libro donde naturaleza y tecnología se llevan bien, individuo y comunidad no se oponen, bienestar y justicia no son enemigos, razón y corazón se dan la mano,medicina y espiritualidad caminan juntas; porque es para personas buscadoras que quieren ser agradecidas. 

Ejemplares a la venta en el catálogo de publicaciones de Humanizar.es.