Gestión de la calidad del Centro San Camilo

Gestión de la calidad

Centro San Camilo: Humanizando la gestión en la excelencia

Desde su origen el Centro San Camilo ha creído y apostado por las personas. Su razón de ser no ha podido ser otra que la de plasmar valores éticos y humanos propios del carisma camiliano al quehacer diario.

En 2019 alcanzamos el Certificado EFQM +500, que acredita al Centro como entidad enmarcada en el modelo de la Excelencia Europea, especialmente por la coherencia entre sus valores y la gestión, el cuidado a las personas, su compromiso con la sociedad y el empeño por mejorar cada día, al servicio de una sociedad mejor.

Nuestra gestión de la calidad

La gestión de la calidad en el Centro responde a la misión y cultura que ya promulgó Camilo en el siglo XVI, y que puede resumirse en los siguientes puntos:

  • Defensa de los derechos humanos/ paciente.
  • Reconocimiento de la dignidad ontológica de la persona dependiente.
  • Atención integral y promoción de salud holística.
  • Trabajo en equipo interdisciplinar.
  • Descentralización. Orientación al anciano y su familia en la gestión.
  • Apertura y solidaridad a otras instituciones y cultura ética y humanística.
  • Eficacia y eficiencia.

Fases del proceso de implantación del modelo EFQM en el Centro San Camilo:

1.Nombramiento de un Responsable de Calidad y creación del Comité de Calidad.

2. Sensibilización y formación a todo el personal.

3. Formación de mayor nivel al Comité de Calidad y dirección del Centro.

4. Creación de un grupo de autoevaluación. Realización de la autoevaluación.

5. Presentación de resultados y planificación de las actuaciones de mejora.

6. Puesta en marcha de las mejoras.

7. Evaluación externa por parte de AENOR. Obtención del reconocimiento oficial.

8. Puesta en marcha de los planes de seguimiento y mejora continua.

Lo más destacado, más allá de la incorporación de un sistema de gestión por procesos o herramientas para la planificación y organización de los equipos, ha sido la actitud de humildad, autocrítica y deseo de mejora aportada a la Organización. Quizá no somos mejores de lo que éramos antes, pero sí más conscientes de aquello en lo que podemos y debemos seguir avanzando por las personas mayores y sus familias así como por los profesionales que trabajan en nuestro Centro.

Hemos purificado el lenguaje de la gestión tratando de hacerlo asequible a nuestra gente, cercano a las personas, propio de nuestra identidad.

Hemos subrayado aquellos indicadores de humanización, los que evidencian lo intangible y que acostumbra a ser lo importante.

Se trata de un reto siempre inacabado. Seguimos abiertos al aprendizaje, a compartir con otras instituciones formación y experiencias en este tema, convencidos y comprometidos con las personas mayores como principio y fin de cada una de nuestras acciones.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y política de cookies